lunes, 10 de noviembre de 2008

Extraño los mensajes de buenos días al despertarme.
Extraño los mensajes tiernos durante el día.
Extraño contar las horas para que se haga de noche y al fin ir a buscarte.
Extraño encontrarnos en cualquier parte y decir "¿adónde vamos? -no sé, elegí vos..."
Extraño los frappuccinos y los muffins de banana en Starbucks los miércoles a las 12 de la noche.
Extraño los pochoclos y las películas de prepo en Caballito.
Extraño las madrugadas en el auto hasta las 6 de la mañana en Puerto Madero.
Extraño las llamadas todos los días, a toda hora.
Extraño dormir mal y despertarme cada media hora abrazada a tu brazo.
Extraño que me extrañes, que me ames, que me mimes.
Te extraño, ¿dónde estás?

No hay comentarios: