martes, 27 de octubre de 2009

Takeoffs & Landings

Rendí un parcial muy muy muy difícil ayer. Espero que me haya ido bien, aunque eso signifique que tenga que pasar más de la mitad de mi estadía en el balneario que voy a visitar en diciembre ESTUDIANDO. Prefiero eso a perder una materia anual a principios de noviembre.

El domingo voy al Pepsi Music a ver a Die Toten Hosen después de casi 5 años de querer ir a verlos y no poder por distintas razones. Es una fecha de la puta madre la del domingo!! Estoy más que feliz.

Yo no sé si será porque ya estamos a fin de año, porque yo estoy a menos de un mes de MI fin de año (léase cumpleaños) y eso me pone sensible (además de estar cansada), o qué, pero no puedo evitar hacer algunas reflexiones que me bajonean un poco y otras que me calman (como el saber que voy a pasar una navidad diferente después de 23 años de fiestas de mierda). Pero la reflexión que más me pica en este momento, sin dudas, es:

¿Qué podés hacer con todos tus planes cuando las cosas no salen como pensabas?
Te los metés bien en el orto.

(Disculpen mi vocabulario. Pero sepan que en la vida "real" hablo así. Y no soy maleducada, soy malaprendida, en todo caso. Esto amerita que en la próxima entrada cuente mi pelea con mi profesor de Física y Química en 5to año).

Ah, y algo más, porque vi que varios hicieron alusiones a lo que pasó con mi ahora ex en los comentarios. Estoy haciendo lo que queda de mi duelo en silencio en parte porque lo vengo haciendo desde que él se fue a trabajar afuera el año pasado, porque lo volví a retomar (el duelo) cuando nos peleamos aquel jueves, y por un comentario que él hizo sobre mi "necesidad" de publicar todo lo que me pasa por los medios electrónicos (no sé qué le jodía que me descargara si nunca nunca nunca dije quién era, y dudo que alguna de las personas que pasan por acá lo conozca, pero bue). No me interesa si tiene razón o no, porque todo lo que necesite despotricar por acá lo voy a hacer sin remordimiento alguno, pero creo que no hablar sobre el tema es una forma de restarle importancia en mi vida y justamente, elaborar el duelo.

He dicho.

(Y el nombre de la entrada, no sé, un acto fallido de mi inconsciente)


viernes, 16 de octubre de 2009

COP9

Bueno, creo que es hora de contar qué carajo estuve haciendo en el trabajito que me conseguí. La cosa es así: un amigo de una amiga mía trabaja en eventos con una consultora que se dedica a contratar gente “idónea” para distinto tipo de conferencias y expos y bla. Él consiguió un lugar en la COP que organiza la Convención Contra la Desertificación de la ONU porque el guacho habla re bien inglés y como mi amiga justo había renunciado al trabajo le dijo que llamara a la consultora y se anotara. Como mi amiga sabía que yo también estaba desempleada me dio el número a mí también. La cosa es que nos dijeron que sí a las dos, hicimos las entrevistas y quedamos. Así que fui parte de la COP9 que trajo a gente de todo el mundo a reunirse en el Hilton 15 días. Yo estuve en la parte de distribución de documentos, entonces tuve contacto con casi todos los delegados de todos los países miembro, además de los enviados de la ONU misma. Mis jefes eran re copados, uno chileno (el de la foto) y otro tunesino, un cago de risa, la verdad. Además, el francés de reproducción de documentos era re buena onda, me mostró fotos del lugar donde vive, es un sueño, y me pasó bastante música de su iPod. Charlamos mucho de música y la última noche que había que quedarse despiertos escuchamos, entre otras cosas, Muse. Lo adoré al franchute. Y después, last but definitely not least, estaba Pavel, Paul para los amigos (?), el jefe de control de documentos, el que tiró cascotes y escondió la mano. Con él nos llevamos bien, pero era medio timidón, al menos hasta el último jueves.

Así pasé mis 15 días, levantándome a las 6 am y volviendo a casa a las 22, encerrada durante 10 hs en el Hilton, comiendo facturas todos los días, dándole sin parar al mate y boludeando por los pisos cuando no había nada que hacer. Conocí gente más que interesante que hizo su vida de diferentes modos y conoció infinidad de países... Genial, la verdad. Esos 15 días me atrasaron bocha para el estudio, quizá hasta me arruinaron la relación con mi ex. Pero no los cambio por nada!!!

jueves, 8 de octubre de 2009

Duda existencial

Tengo una duda existencial…

Si un tipo: -cada vez que viene a tu puesto de trabajo a hablar con tu supervisor, cada tanto te mira de reojo y te regala una sonrisa timidona; -cuando le preguntan cuántos años piensa que tenés, sólo contesta “edad legal” con una GRAN sonrisa y echa una terrible carcajada (o sea… ¿se entiende la idea?); -te dice como 5 veces lo romántico que es el lugar que te está mostrando su compañero en fotos por internet; -le comenta a ese mismo compañero qué lindo es el tatuaje que tenés en la espalda CUANDO VOS NUNCA SE LO MOSTRASTE y con el uniforme no se ve (con lo cual sólo queda afirmar que te miró de arriba abajo la única vez que te paseaste por el lugar en musculosa)… ¡¿Por qué cornos cuando le dan tu teléfono NO TE LLAMA sabiendo que le queda un solo día libre en Buenos Aires y después se vuelve a Ginebra?! Hombre grande, por favor… Que mis intenciones no fueran más allá de mostrarle la ciudad (porque en ese momento estaba peleada, pero asumí erróneamente que seguía de novia y que todo se iba a arreglar...) no significa que no quisiera que me pegara un llamadito para verlo fuera de la oficina!!

Las chicas de Documents Distribution pedimos el documento oficial de la ONU en el que explicaran el procedimiento de cortejo de sus empleados, pero nadie del secretariado se dignó a bajarnos una copia...


(prometo contar cómo me fue en el laburo en la próxima actualización)

lunes, 5 de octubre de 2009

Me siento frente a la pantalla una vez más sin saber bien qué es lo que quiero escribir. Si te hablo a vos o me hablo a mí mísma, tratando de reflexionar. Tengo sentimientos encontrados muy contradictorios sobre lo que quiero, sobre vos, sobre nosotros. Creo que no quiero aceptar que con todo esto que pasó desde hace ya un año te dejé de querer, nos dejamos de querer, mejor dicho. Primero vos a mí y yo después a vos, a la fuerza. Entonces no sé si quiero seguir con vos por costumbre, por sentirte un desafío para ver si podemos cambiar el rumbo de las cosas o porque no hay nada mejor que hacer. No me malinterpretes, realmente te quiero, te quiero muchísimo y si no te quisiera nada no habría lágrimas brotando de mis ojos mientras escribo esto. Pero no puedo soportar más el sentimiento que me agobia cuando pienso que ya no me querés. Hace casi 15 días que no nos vemos, estamos peleados y parece que vos seguiste con tu vida. Yo seguí con la mía también, ok, pero me cuesta aceptar que estés pensando tan poco en vernos para arreglar las cosas. Es como un círculo vicioso, cuanto más pienso que no tenés ganas de verme menos te quiero. Y así constantemente. Quizá ya ni siquiera vale la pena que nos veamos para hablar, si fuiste capaz de dar todo por terminado con un mail y asumir todo lo que me pasaba a mí, creo que tenías razón, que no hay mucho más que hablar. Me duele porque sé que si yo no fuera la única que le pone empeño a la relación, las cosas podrían salir mucho mejor. Mucho, mucho mejor, como este primer mes que pasó. Pero parece que el entusiasmo te duró poco... Quiero, desde este momento, dejar de pensar en cuándo me vas a decir que querés verme. Creo que va a ser lo mejor hacer de cuenta que ya está, que se terminó todo con ese mail y listo. No es lo que más me gusta, pero bueno, con vos nunca lo fue.





I never thought the day would come when I
Would be the poison in the pen I use to write.
You said you were alone
In somewhat of a nervous tone.
I guess I was the blank look on your face
That was so easy to replace.

So then I went and drank myself
Into an idiot all through the night,
Recounting all my paranoid and selfish thoughts,
But I was right.

I made a space for you inside my soul,
And let my feelings kill the part that I control.
Some part of you was me;
Neglectful, maybe cold, it seemed.
Despite having the wounds we both imbibe,
The scars are somewhere we can't hide.

I then stayed up for two more years,
Just thinking of the sacrifice you made,
Indifferent to the reason, so apparent in the pain.
I polished off another drink,
And taught myself to numb and drift away for one more night,
So I could justify the day.

So now I entertain the thought of
Going on all alone,
But you are all the life I've ever known.

I swear, one day I'll get it back,
Something that is already dead and gone.
Again, I see the trumpet player looking for his song.

Don't worry, I won't follow you.
That part of me is learning to let go.
What was a space is like a cancer in my soul.