martes, 16 de marzo de 2010

Hoy hay avalancha de palabras en este blog. Si está sensible o tiene poca paciencia, tenga a bien abstenerse de leer las siguientes líneas.

Estoy en un momento de mi vida que no sé bien cómo definir. Es una especie de limbo en el que no me siento mal, pero por momentos me bajoneo y quiero llorar. Pero obviamente no lo hago. Repasemos: en la facultad me va... me va. Punto. Intenté rendir la materia-karma libre y me bocharon por la misma razón estúpida y subjetiva que me dieron en noviembre. Ahora me anoté para cursarla regular pero seguro que no me la asignan porque estoy anotada en el llamado a libres de marzo. La otra materia en la que me quería anotar ya no está disponible por vacantes agotadas (como si fuera una función de La Bella y La Bestia, que dicho sea de paso me muero por ver con alguien en particular). El tema de la facultad en sí ya me afecta lo reglamentario, digamos... Ya me acostumbré a la burocracia y mala onda de mi carrera así que sñolo respiro hondo e intento buscar la solución más viable a mis problemas (en este caso, cursar ambas materias como oyente y rendirlas libre al fin de la cursada). En el trabajo me va bien, no me puedo quejar, quisiera tener los días más ocupados pero sé que si tuviera que trabajar todos los días ahora que estoy cursando terminaría rechazando trabajos para estudiar. Seeee, re nerd. Mi problema central, como siempre, son los sentimentales. Me siento rara, por momentos bajo la guardia y todo lo que veo es que quiero compartir las cosas que me pasan con alguien y no tengo con quién. A ver, no estoy desesperada por estar con alguien, al contrario, me siento súper cómoda con las cosas como están ahora porque puedo salir de miércoles a domingo si se me canta y no tengo que darle explicaciones a nadie. Pero me siento sola a veces y me deprimen algunas situaciones que sé que no puedo tener. Me pone mal no provocarle sentimientos a otro... Creo que cuando hablé en otra entrada sobre ser adicta a las emociones no me di cuenta que soy más adicta a los sentimientos de los otros que a los míos propios... Y necesito mi dosis de ternura, de compañía, de pasión... Y de qura plus (venía muy melosa la cosa, mejor cortarla). Me voy a dormir con mi nariz roja de tanto rasparla y mi congestión incesante... See ya later.