sábado, 18 de septiembre de 2010

Stop playin with fire

Se venía la conversación inevitable. Sí, ya sé que me tenés ganas. Es obvio que sabés que te tengo ganas. Pero ya pasó. O sea, no pasó una mierda, nos seguimos teniendo ganas, si no tus manos no terminarían indefectiblemente en mi cintura, debajo de mi remera, en mi panza, en mi cuello, en mi pelo. Pero bueno, hay otras cosas más importantes. Qué bueno que lo aclaramos. Dios salve el alcohol que nos mantiene hablando sin vergüenza (y un tanto tambaleantes).

Sí, señores, he sucumbido yo también ante el alcohol. Y ayer, casi casi que sucumbo ante algo peor. Gracias universo por darme un poder de restricción tan grande y un control tan fuerte sobre mis propios actos.




Sin comentarios sobre el video...

5 comentarios:

mandrake el vago dijo...

y porqe era peor? ¿? :s :s
aidontunderstan... :P

Ivi * dijo...

Era peor porque jugar un poquito está bien, pero ya mandarse de una no da. Hay cosas más importantes que se pueden perder, como el cariño y la amistad.

Montado de un Huevo dijo...

jajajaj dios bendiga al alcohol por ayudarnos a comprender mejor nuestras cagadas.....


Saludos!
El Huevón

mandrake el vago dijo...

sí, sí, mas d euna vez actué con esos criterios pero ya nose... :s :s

Desencantada dijo...

Peeeeeeero. La sinceridad del alcohol es lo más. Cuando es de las dos partes, claro. Igual está bueno dejarlo salir, aunque te quieras matar después.