jueves, 20 de octubre de 2011

Estuve evitando con todo mi ser actualizar porque estoy hipersensible. Me recibía, gente, me recibía en tres semanas. Nótese el uso del verbo. Ya tenía que pelearme con OTRO profesor (en este caso una mujer) y cagarme otra materia. Así que ya no me recibo este año. Me quedó una materia colgada para el año entrante.
Bajé todos los kilos que había subido en California (y unos más también) y eso creo que me devolvió el autoestima que de hecho nunca tuve. No creo que dependa directamente de eso, pero digamos que fue un factor determinante.
Pero hay cosas que me siguen teniendo igual de mal que hace un tiempo, no sólo la facultad. Mi incapacidad para hacer las cosas que son racionalmente sanas para mí ya me tiene podrida y ya no sé si las cosas no se me dan porque simplemente no es el momento o porque yo misma me pongo el freno de mano y me quedo congelada en el pasado. O en la esquina de Sarmiento y Rodríguez Peña donde nos conocimos, como el caso del tema este:


1 comentario:

Tere dijo...

Tranqui muchacha, dele tiempo a las cosas que todo se va a ir resolviendo en el momento justo.

Arriba ese autoestima!